Lentes intraoculares, ¿cómo funciona este tipo de cirugía?

Categoria: 

La cirugía refractiva con lentes intraoculares es un tipo de cirugía ocular que se basa en la implantación de lentes fáquicas o pseudofáquicas para corregir defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). Se trata de una intervención que suele recomendarse a personas jóvenes con altas graduaciones que buscan prescindir de la corrección óptica.

¿Qué es la cirugía refractiva con lentes intraoculares?

En la cirugía de lentes intraoculares, las lentes fáquicasse implantan entre la córnea y el cristalino (sin extraer este último) y pueden llegar a corregir hasta 20 dioptrías de miopía y 12 de hipermetropía (siempre y cuando se disponga de espacio suficiente en el ojo para realizar la intervención). Por su parte, las lentes pseudofáquicas sí que sustituyen el cristalino y se utilizan cuando este ha perdido la función de acomodar o cuando se sufre alguna otra condición que afecta a los ojos como es el caso de las cataratas. Con lentes pseudofáquicas se pueden corregir hasta 40 dioptrías de miopía y hasta 20 de hipermetropía.

Se trata de una intervención ambulatoria que se lleva a cabo con anestesia tópica y que no suele durar más de 20 minutos (se operan los dos ojos en días diferentes). Tras la cirugía, deben llevarse a cabo una serie de revisiones periódicas para asegurar que el número de células presentes en el endotelio de la córnea no varía y que no se ha producido ninguna complicación.

¿Cuándo se implantan las lentes intraoculares?

Generalmente, se recurre a la cirugía refractiva con lentes intraoculares fáquicas cuando existen altos grados de miopía, hipermetropía y astigmatismo o cuando hay alguna contraindicación para la utilización de la cirugía con láser. En cuando a las lentes intraoculares pseuodofáquicas, estas suelen emplearse en pacientes mayores de 45 años, con presbicia, cataratas u otros defectos refractivos.

¿Qué exámenes previos deben realizarse antes de la cirugía?

Antes de una cirugía refractiva con lentes intraoculares, es necesario realizar algunas pruebas para asegurar que la intervención puede llevarse a cabo con garantías de éxito. Las principales son:

Tonometría. Con esta prueba se mide la tensión intraocular (PIO), un parámetro que refleja la presión que los fluidos ejercen al moverse dentro del globo ocular.

Refracción subjetiva y objetiva. Gracias a este examen se obtiene el valor exacto del error refractivo (número de dioptrías), sea cual sea el defecto visual que se padezca.

Agudeza visual. Esta prueba permite conocer con detalle la capacidad del ojo para ver y discernir detalles, independientemente de las dioptrías que la persona tenga.

Topografías. Para conocer las características de la córnea (curvatura, espesor, asfericidad y excentricidad) se utilizan las topografías, unas pruebas esenciales antes de planificar cualquier tipo de operación refractiva.

Biometría ultrasónica. Gracias a esta prueba se obtienen las medidas y dimensiones exactas para fabricar las lentes intraoculares. Permite medir ciertos parámetros como la longitud axial, el tamaño de la cámara anterior o la curvatura de la córnea.

Diámetro pupilar. Como su propio nombre indica, este examen toma las medidas del tamaño de la pupila.

Recuento de células endoteliales. Se trata de un examen que valora tanto el número como el tamaño de las células del endotelio corneal.

Exploración del polo anterior y del fondo del ojo. Mientras la primera de ellas permite observar la superficie del polo anterior del globo ocular, la segunda facilita la detección de posibles alteraciones en la retina.

Distancia blanco-blanco. Esta prueba mide el diámetro corneal horizontal y es de vital importancia a la hora de diseñar las lentes intraoculares fáquicas.

Si estás interesado en la cirugía refractiva con lentes intraoculares, en Oftalmoplus contamos con el equipo profesional más cualificado y la tecnología más avanzada. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te explicaremos cómo podemos ayudarte.