Síndrome del ojo seco: qué lo causa y cómo puede tratarse

Categoria: 

El Síndrome del ojo seco es un síndrome crónico que afecta a cerca del 30% de la población y que, más allá de lo que suele creerse, no solo implica no tener suficiente lágrima. En las siguientes líneas vamos a explicarte con detalle en qué consiste, cuáles son sus síntomas y cómo debe tratarse.

¿Qué es el Síndrome del ojo seco?

El Síndrome del ojo seco es una enfermedad que afecta a la superficie ocular y que provoca molestias, dificultades visuales y, en algunos casos, lesiones en la córnea y la conjuntiva. Por lo general, la sequedad ocular puede ser producida tres causas diferentes: en primer lugar, porque existe un déficit de lágrima; en segundo, porque esta es de mala calidad (a menudo por una disfunción de las glándulas de Meibomio) y, en tercero, debido a la existencia de blefaritis (inflamación del párpado). Por otra parte, se trata de una enfermedad multifactorial que puede estar relacionada con diferentes circunstancias. Entre las principales se encuentran:

-       Edad avanzada.

-       Cambios hormonales (sobre todo durante la adolescencia o la menopausia).

-       Uso de lentes de contacto.

-       Haber sido intervenido con una cirugía ocular.

-       Consumo de ciertos fármacos, como los antidepresivos o los antihistamínicos.

-       Ciertos factores ambientes (contaminación, sequedad ambiental, calefacción, etc.)

-       Una alimentación con un déficit vitamínico.

¿Cuáles son sus síntomas?

Entre los síntomas más habituales del Síndrome del ojo seco se encuentran, además de la sequedad ocular, el picor, la sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo, el enrojecimiento, la irritación y el lagrimeo. También es habitual que la persona con sequedad experimente cansancio ocular y fotofobia (molestia excesiva por la luz).

El diagnóstico de la enfermedad se realiza en base a la sintomatología que refiere el paciente. A veces, también pueden realizarse algunas pruebas para medir la concentración, cantidad y calidad de la lágrima, y en ocasiones puede examinarse el estado de las glándulas de Meibomio.

En cualquier caso, resulta esencial acudir a un especialista ante la percepción de los primeros síntomas para tratar a tiempo la condición y evitar posibles complicaciones.

¿Cómo se trata el Síndrome del ojo seco?

El tratamiento del ojo seco varía en función de la causa y las circunstancias del paciente. Por eso, más allá del uso de lágrimas artificiales y pomadas lubricantes, en Oftalmoplus ofrecemos tratamientos personalizados para mejorar eficazmente los síntomas de esta afección. Además, existen algunas medidas esenciales para cuidar los ojos afectados por sequedad. Toma nota:

-       Seguir una buena higiene de los párpados para eliminar el exceso de bacterias y grasa.

-       Hacer un correcto uso de las lentes de contacto, utilizando el tipo de lentillas adecuado y extremando las medidas de higiene.

-       Realizar descansos visuales cada 20 minutos.

-       Evitar frotarse los ojos y tomar algunas medidas ambientales como utilizar humidificadores en el caso de que sea necesario.

-       Consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 para mejorar la calidad de la lágrima.

-       Acudir a las citas periódicas con el oftalmólogo para llevar un buen seguimiento de la enfermedad y evitar complicaciones.

Si estás experimentando un problema de ojo seco, en Oftalmoplus podemos ayudarte a tratarlo. Ponte en contacto con nosotros y te explicaremos lo que podemos hacer por ti.