Hipertensión ocular: síntomas, causas y tratamiento

Categoria: 

La hipertensión ocular es el termino utilizado cuando la presión dentro del ojo, llamada presión intraocular, es más alta de lo normal pero no presenta ningún daño del nervio óptico o pérdida de visión.

La presión normal de los ojos varía de diez a veintiuno mm Hg. Se considera hipertensión ocular cuando la presión ocular es superior a 21 mmHg. Esta presión en el ojo, se mide utilizando un instrumento llamado tonómetro y se mide en milímetros de mercurio (mm Hg).

Una persona con hipertensión ocular debe controlarse de cerca para no derivar en un posible glaucoma, a consecuencia de la presión elevada dentro de los ojos. El glaucoma se diagnostica cuando se producen cambios característicos en el nervio óptico y en la visión. En un examen ocular relizado por un profesional, se puede observar si existe de que el nervio óptico esté dañado por un posible glaucoma.

Causas de la hipertensión ocular

Para determinar las posibles causas de la hipertensión ocular, el oftalmólogo evalúa si el sistema de drenaje, llamado "ángulo", está abierto o cerrado. El ángulo se ve utilizando una técnica llamada gonioscopia que, mediante una lente de contacto especial, examina los ángulos de drenaje de los ojos y determina el grado de apertura estos.

Drenaje insuficiente

La alta presión en el ojo es causada por un desequilibrio en la producción y el drenaje del líquido en el ojo (humor aguado). De manera continua se genera más líquido, pero no se puede drenar debido a que los canales de drenaje no marchan adecuadamente. Esto resulta en una mayor cantidad de líquido dentro del ojo, aumentando así la presión.

Consecuencia de otras enfermedades oculares

Aunque la hipertensión ocular no debe considerarse una enfermedad en sí, algunas enfermedades oculares pueden aumentar la presión dentro del ojo.

La edad

La presión intraocular aumenta poco a poco con la edad, de la misma manera que el glaucoma se vuelve más frecuente conforme se envejece. Ser mayor de cuarenta años se considera un factor de peligro de cara al desarrollo de hipertensión ocular y glaucoma primario de ángulo abierto.

La presión elevada en una persona joven es un motivo de preocupación. Una persona joven tiene más tiempo para estar expuesta a altas presiones durante toda la vida y una mayor probabilidad de daño del nervio óptico.

Consumo de medicamentos

Algunos medicamentos pueden producir un aumento en la presión ocular como efecto secundario. Si se sufre de hipertensión ocular debes decírselo a tu médico en el momento que te pregunte si tienes algún tipo alergia. Esta pregunta pretende entender si con la receta que se te quiere prescribir puedo haber efectos adversos.

Síntomas de hipertensión ocular

La mayor parte de las personas con hipertensión ocular no experimentan ningún síntoma concreto. Nuestra recomendación es acudir a revisiones periódicas con tu oftalmólogo para determinar si existen problemas derivados de la alta presión.

Tratamiento hipertensión ocular

El objetivo del tratamiento médico es reducir la presión antes de que cause la pérdida de la visión glaucomatosa. El tratamiento médico siempre y en todo momento se comienza para aquellas personas que se cree que tienen el mayor riesgo de desarrollar glaucoma, posibles causas citadas anteriormente en este artículo, y para aquellas con signos de daño del nervio óptico.

La forma en que el oculista elige el tratamiento es personalizada para cada paciente. Dependiendo de la situación particular, puede ser tratado con gotas oculares o simplemente siendo observado de forma periodica. El médico siempre expondrá los beneficios y desventajas del tratamiento médico (gotas) en comparación con la observación periódica.

En Oftalmoplus recomendamos siempre a nuestros pacientes que, ante cualquier síntoma suyo o de un familiar, acudan rápidamente a una observación profesional para evitar que derive en un problema mayor como puede ser el glaucoma. Si tienes cualquier duda o necesitas ampliar información sobre la hipertensión ocular ponte en contacto con nosotros sin compromiso.