¿Existen riesgos en la operación de miopía?

Categoria: 

Si estás pensando en someterte a una operación de miopía, debes saber que antes de cualquier tipo de cirugía, es normal estar nervioso, sobre todo cuando esta operación implica intervenir en una parte de nuestro cuerpo tan delicada como los ojos. Si estás pensando en corregir tu miopía con cirugía láser ocular, debes saber que esta es una técnica rápida, muy segura y que apenas conlleva complicaciones (estas son muy infrecuentes). Además, se trata de una cirugía que se adapta a las características de cada ojo y que es prácticamente indolora, permitiendo a la persona reincorporarse a su vida profesional de forma inmediata.

Dicho esto, es absolutamente normal que, si estás valorando la idea de corregir tu miopía con cirugía láser, quieras conocer los riesgos asociados a la intervención. Ten en cuenta que estos dependerán de tus características particulares y que, por tanto, tu oftalmólogo será la persona indicada para informarte de forma personaliza. Además, debes conocer la existencia de ciertas complicaciones poco graves y que se presentan con muy poca frecuencia.

¿Qué complicaciones pueden aparecer tras una cirugía láser de miopía?

Ojo seco.

La sequedad ocular, también conocida como síndrome de ojo seco, es uno de los efectos secundarios de la cirugía de miopía más comunes. Aunque puede ser molesto, lo cierto es que, con un tratamiento adecuado, suele desaparecer a los pocos días. Para prevenirlo, antes de la intervención, acostumbra a realizarse un análisis de la lágrima que permitirá tomar las medidas oportunas antes y después de la cirugía.

Pérdida de agudeza visual.

A pesar de que se trata de una complicación muy poco frecuente, en algunos casos es posible que la persona intervenida de miopía experimente una ligera pérdida de su agudeza visual.

Infección.

Esta es otra complicación muy poco frecuente, pero que, aun así, puede darse. La inflamación o infección tras la operación de miopía, cuando se da, debe ser tratada con medicamentos y no conlleva ninguna gravedad.

Halos nocturnos.

Esta complicación es más común entre personas que han sido intervenidas con sistemas de láser antiguos y casi no se da en la actualidad. Lo que sucede cuando se da este efecto secundario es que la persona vislumbra halos o deslumbramientos en situaciones de baja iluminación.

Defecto refractivo residual.

Existe una remota posibilidad de que, tras la cirugía con láser, la persona conserve un pequeño defecto del problema refractivo, esto es, que la miopía no pueda ser corregida por completo. De la misma forma, es posible que este defecto aparezca con el tiempo, en cuyo caso es posible repetir la intervención sin problema.

 

Si estás pensando en someterte a una cirugía láser para corregir tu miopía, en Oftalmoplus contamos con el equipo de profesionales más cualificado y la última tecnología para ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te explicaremos qué podemos hacer por ti.